Opinión Vuelo Ryanair Valladolid-Barcelona

Este es el último artículo de mi viaje a Valladolid. En este caso, hablaré del viaje de vuelta en avión de Valladolid a Barcelona con Ryanair. Esta opinión será algo más corta ya que hay cosas que ya he dicho en mi anterior opinión sobre el vuelo desde Barcelona a Valladolid . Por ello, tener una visión completa te sugiero que leas tanto esta opinión con mi anterior opinión sobre mi vuelo Ryanair (puedes encontrarla pulsado aquí).

aeropuerto valladolid ryanair

Bien, entrando en matería sobre mi vuelo de Valladolid a Barcelona con Ryanair, cabe decir que yo había comprado mi vuelo con mucha antelación y me salíó muy económico. Ida y vuelta a Valladolid desde Barcelona creo recordar que fueron 34 euros. No obstante, como reservé asientos premium tanto en la ida como en la vuelta, me costó 20 ó 25 euros más. No lo recuerdo exáctamente.

En este caso, como el asiento que suelo reservar, el 1C ya estaba ocupado, decidí probar con el 16C, que se trata de un asiento de pasillo en salida de emergencia, por lo que aunque tenía un espacio extra para las piernas y disfrutaba de prioridad de embarque, ir en medio del avión siempre es más incómodo que en los extremos. Pero en fin, por probar una vez, no se perdía nada. De mis sensaciones en el avión en ese asiento ya hablaremos más adelante…

Por cierto… Cuando compras asientos Premium con Ryanair, puedes cambiar el asiento todas las veces que quieras y de forma gratuita (siempre y cuando tu asiento premium tenga el mismo precio que el nuevo asiento premium que escojas, ya que creo recordar que hay dos precios distintos). En mi caso,  había reservado el asiento 16D (que es asiento en pasillo en salida de emergencia, pero en el lado contrario al 16C), pero unos días antes del vuelo, pensé que sería mejor el 16C ya que a veces, la pierna derecha me dan un poco de rampas si pasa mucho tiempo en una posición (es lo que tiene usar mal la cinta de correr…). Como el asiento 16C me quedaba la pierna derecha en el pasillo, iría más cómodo que en el 16D. En cualquier caso, las rampas sólo es si paso muchas horas sin mover la pierna…

prioridad asiento premium tarjeta de embarque ryanair

Bien, usé el servicio de chat en español para cambiar el asiento y, aunque tuve que esperar haciendo cola más de media hora para que me atendiese un operador de Ryanair, una vez me llego el turno, el personal de Ryanair que me atendió fue muy amable y eficaz. Pude cambiar sin ningún problema el asiento por el que quería, ya que estaba libre.

Como había comprado asientos premium con Ryanair, tanto en ida como en la vuelta, pude hacer el “check in”  famoso un mes antes del vuelo. Si no compras asientos premium, sólo te permiten hacer el check in 7 días antes. Aunque no es mucho inconveniente, si haces un viaje largo, sí que puede suponer un problema si te pilla toda la semana antes de vuelo de viaje, ya que tendrás que buscar un cibercafé, introducir datos personales en un ordenador extraño y, por último, imprimir la tarjeta de embarque.

Sobre los asientos premium y prioridad de embarque ya he hablado ampliamente en mi otra opinión de Ryanair, por lo que si estás interesado, te sugiero que leas detenidamente mi otro artículo sobre Ryanair pulsando aquí.

Solo quiero hacer un inciso sobre la prioridad de embarque que no mencioné en mi anterior opinión de Ryanair… Al imprimir la tarjeta de embarque, me apareció en dicho documento “Otra cola” en lugar de “Prioridad”. Debes saber que, según las condiciones de Ryanair, todos los asientos premium llevan aparejada la condición de prioridad de embarque, por lo que si te aparece como a mi “Otra cola” en la tarjeta de embarque, se trata de un error. Para solucionaro no esperes a llegar al aeropuerto el día del vuelo, ya que las azafatas de allí tienen mucho trabajo y no sabrán muy bien lo que les dices, ya que ese no es su trabajo habitual. Lo mejor es que hagas lo que yo hice: usa el servicio de atención al cliente de Ryanair por chat en español. Tendrás que hacer un rato de cola, pero te ayudan mucho y te consiguen solucionar todos tus problemas e inquietudes de tu vuelo con ellos.

El día del vuelo con Ryanair desde Valladolid a Barcelona, llamé a un taxi para que me acercase al aeropuerto. Hay un autobus, pero si no te importa gastarte 20 euros, te sugiero taxi. En fin, llegué al aeropuerto de Valladolid 2 horas antes. Como en el vuelo de ida fue todo muy rápido, apenas vi el aeropuerto. No obstante, en esta ocasión, tenía mucho tiempo para chafardear.

El aeropuerto de Valladolid es pequeño y bastante desatendido en cuanto a personal se refiere. En cuanto a instalaciones y mobiliario, se ve todo muy nuevo, cuidado y limpio, pero el problema es que no ves a prácticamente nadie para preguntar cualquier duda.

Bien, llegué al aeropuerto dos horas antes y estaba prácticamente vacio. Dos o tres personas como máximo en la sala general y tres o cuatro personas dentro de la cafetería. En Valladolid parece que no hace falta ir 2 horas antes del vuelo, ya que prácticamente nadie acude con el margen de tiempo recomendado por Ryanair. En el aeropuerto de Barcelona, dos horas antes del vuelo ya había una cola de 100 personas haciendo la cola de “Otra cola”.

Bien, el aeropuerto supongo que tuvo días mejores (en cuanto a tráfico aereo se refiere), pero ahora, al menos ese día sólo partían dos vuelos y llegaban, también, uno o dos vuelos, por lo que no es que sean cifras muy elevadas.

El aeropuerto en sí es bonito. Y está bastante bien equipado (para ser tan pequeño). Me contó el taxista que hacía años, el ayuntamiento tuvo que invertir mucho dinero en el aeropuerto porque por la niebla y mal tiempo, muchos aviones no podían aterrizar, por lo que tuvieron que instalar el sistema de alumbrado para las pistas. Y, efectivamente, cuando llegué al aeropuerto, pude comprobar ese sistema de luces en funcionamiento.
Supongo que de ahí vendrá el nombre del pueblo donde se encuentra el aeropuerto “Villanubla” de “villa” “nublá”, es decir, pueblo nublado o con niebla. Bueno, la verdad es que no tengo ni idea si es por eso o no, pero por un momento, te lo has creido ¿eh? En cualquier caso, esa muy frecuente nieblas densas (lo pude experimentar yo mismo, ya que apenas pude ver el sol durante los 3 días que estuve en Valladolid).

No recuerdo que tenía que preguntar, pero no encontré a nadie para preguntarle nada. Y eso que faltaban dos horas para el vuelo. Al final vi llegar a un vigilante de seguridad y me dijo que en breve llegaría alguien de Ryanair. Supongo que con tan pocos vuelos al día, buena parte del personal hará sólo media jornada o, directamente, trabajarán a horas.

avion ryanair valladolid

Efectivamente, como me dijo el guarda de seguridad, al cabo de unos minutos, aparecieron dos señores de Ryanair para facturar el equipaje, y me acerqué a ellos para realizarle una consulta sobre mi asiento. Amablemente, comprobaron mi tarjeta de embarque y me indicaron dónde tenía que ir para que me informaran. Fui a un puesto de Ryanair dónde una señora me atendió y, sinceramente, no se enteraba muy bien lo que le decía, por lo que le dije que daba igual, y me fui. Supongo que o no llevaría mucho tiempo o yo no me hice entender muy bien.

Cuando faltaba aproximadamente una hora, abrieron el control de seguridad y, aunque la mayoría de gente seguía el recorrido de las cintas, un buen número de personas, 20 ó 30, decidieron saltar las cintas e ir de “listillos”, tomándo el pelo a la mayoría de pasajeros que estaban realizando correctamente el recorrido. Eso es lo que llaman algunos la picaresca española, aunque es más bien la mala educación que tienen algunos españoles. Lo hacían, simplemente, para saltarse el orden de cola para entrar en el avión.

Yo, como tenía embarque prioritario, no tenía mucha prisa en realizar el control de seguridad, por lo que decidí esperar a que acabará la primera oleada de pasajeros e hice el control de seguridad con apenas gente.

Ahí me pareció curioso observar que aunque sólo había una persona del aeropuerto indicando a los pasajeros como proceder en el control de seguridad, habían 4 ó 5 vigilantes de seguridad y 3 ó 4 guardias civiles. Era algo bastante desproporcionado tal cantidad de seguridad para un sólo vuelo de esas características, pero en fin, mejor que sobre seguridad que no que falte.

Una vez dentro de la sala de espera pasado el control de seguridad, muchos pasajeros se ponían en la cola y otros, al ver tanta cola, se sentaban en los asientos. Yo, como tenía embarque prioritario, pude permanecer todo el rato sentado y ponerme en la cola prioritaria 10 minutos antes del vuelo. La sala de espera era muy pequeña pero, al menos, tenía una buena vidriera desde la que se veía la pista de aterrizaje, por lo que podiamos ver otro avión que había de Vueling (creo recordar) y el avión de Ryanair cuando llegó a Valladolid. En la sala de espera había un pequeño quisco donde vendían revistas y alguna cosilla. La verdad es que me quedaba bastante lejos de donde me senté, pero una pareja de ancianos que se sentó a mi lado comentaban que ya se les habían acabado todas las revistas, por lo que muy buena organización no había.

Una vez dieron el visto bueno para subir al avión, una chica del personal de Ryanair mandó subir antes a los pasajeros de cola normal antes de los de prioritaria. Suerte que el otro azafato se dio cuenta y los paró, dándonos paso en primer lugar a la cola prioritaria. La verdad es que el personal no estaba muy bien organizado y se veían un poco perdidos. Pero en fin, lo supieron arreglar bastante bien, por lo que no fue más y no hubieron más problemas.

Subimos al avión andando directamente desde la sala de espera. La verdad es que aparcaron muy cerca el avión, por lo que seguramente, muchas veces has tenido que andar más para ir a tu coche desde casa que la distancia que tuvimos que andar nosotros hasta el avión. Parece que eso es lo normal en ese aeropuerto, puesto que en el viaje de ida, también sucedió lo mismo.

Fui el tercero en embarcar al avión, por lo que así es bastante cómodo guardar las maletas y acomodarte bien. Más o menos, pasó tres cuartos de hora hasta que subió el último pasajero y despegamos.

El asiento 16C, en cuanto a espacio se refiere, es muy bueno. A mi no me gusta volar en ventanilla, por lo que siempre suelo escoger pasillo. Esta vez, a diferencia del primer vuelo, el avvión iba prácticamente lleno y tuvimos un pasajero en la fila del medio, lo cual lo hace un poco más incómodo, ya que hay que compartir el reposabrazos.

Mi vecino de vuelo fue una de esas personas que no para de levantarse, ir al lavabo y ser un poco incordio, la verdad. Como veía que era de los que le gustaba hablar y hacerse el chistoso, decidí ponerme los cascos y el antifaz, por lo que apenas me molestó más. Antes de quedarme dormido me indicó susurrando la azafata que el pasajero de mi lado había pedido un bocadillo con una cerveza y que tenía que levantar la mesita, que en los asientos de emergencia va en el reposabrazos, por lo que se disculpó y me indicó que la bajarían justo antes del aterrizaje. Me quedé dormido prácticamente al instante y me despertaron para aterrizar, cosa que ya me estaba bien. Eso sí, cuando me desperté, aun se podía oler el tufo a cerveza y a jamón. Pero en fin, cada uno es libre de comer dónde le plazca y lo que le plazca.

yo te recomiendo que, si puedes elegir, escojas en primer lugar la fila de asientos 1 o 2 (sólo la parte de la derecha). Si no hay asientos libres, entonces ya pases a las filas 16 y 17.

En estas filas, hay mucho espacio para las piernas, pero hay mucho ruido y movimiento, por lo que no es tan cómodo y tranquilo como las primeras filas. Además, eres de los últimos en desembarcar, por lo que si tienes prisa, lo mejor son las primeras filas.

Te recomiendo que te comprés un antifaz y lleves auriculares para el móvil, para poder escuchar algo de música o tu podcast favorito. El antifaz es muy útil para dormir, para descansar los ojos o para estar tranquilo. Si nunca lo has probado, te recomiendo que adquieras uno y lo pruebes, tanto en un vuelo de diurno como nocturno. Se descansa muchísimo más en el avión y si pretendes dormir, es muy adecuado para conseguir conciliar el sueño de forma más rápida y duradera.

Yo uso este antifaz (pulsa aquí para verlo), que es muy económico y es de una calidad extrema. He probado varias marcas y este es el mejor, con diferencia de todos los que he probado. Te recomiendo que si tienes una nariz grande, adquieras el modelo sin relieve en la nariz, ya que se te adaptará a la perfección (te lo digo por experiencia, ya que yo tenía también la duda de si me iría bien con mi gran nariz). Si tienes una nariz pequeñita, compra cualquiera de los dos modelos. Ambos te irán bien.

El vuelo llegó sin novedad al aeropuerto de Barcelona. Fue bastante el cambio de temperatura y tiempo que me encontré comparado con Valladolid y, por supuesto, el gran cambio de un aeropuerto a otro.

aeropuerto barcelona

Una vez desembarcados, nos llevaron con los buses de pistas a la terminal y pude salir en unos minutos del aeropuerto. Y como ya me estaba esperando mi hermano, salimos en apenas unos minutos.

Como curiosidad… El coche que estaba delante de mi hermano fue multado por pasarse el tiempo permitido de estacionamiento (supongo que podrá recurrir la multa en www.elrecurso.com), por lo que recuerda que el aeropuerto de Barcelona está todo muy controlado y se siguen las reglas de forma muy estricta. Por ello es uno de los aeropuertos más importantes de Europa.

Para saber más sobre mi vuelo de Ryanair o mi viaje a Valladolid, puedes leer el resto de artículos: