Nos invaden las casas de empeños y subastas de trasteros

Desde hace algunos meses, cada vez que enciendo la televisión, aparecen unos señores con mucha suerte, ya que, o bien encuentran unas cosas super raras (y valiosas) en trasteros abandonados, o bien, compran objetos aún mas raros a un tercio de su valor en sus casas de empeños. Como he dicho titulado este artículo: Nos invaden las casas de empeños y subastas de trasteros. No sabemos cómo acabará esta invasión, pero lo que sí esta claro es que si le preguntas a un muchacho quien cree que es más conocido, Rick Harrison o Margaret Thatcher, probablemente diga Rick Harrison. Y es que, no es lo mismo saber el precio de nuestra historia que saber de El Precio de la Historia.

Han aparecido de golpe una gran cantidad de programas de temáticas similares que, a la vez que han supuesto un cierto aire fresco en la programación (por la novedad) y, sobretodo, por la cierta adicción que provocan en el público. Otra cosa es la calidad de cada uno, pero de eso ya hablaremos…

Uno de los programas más entretenidos es El Precio de la Historia… En este programa, la familia Harrison regenta una casa de empeños muy peculiar, ya que sólo aparecen objetos muy especiales, casi todos ellos relacionados con la historia. El programa está muy bien hecho. Divierte bastante, los personajes son muy agradables (sobretodo Chumlee, un trabajdor de la familia Harrison) y, sobretodo su formato de programa es muy atractivo, ya que en apenas 15 ó 20 minutos que dura cada episodio, hay 3 ó 4 objetos y una pequeña trama entre los personajes. En El Precio de la Historia todo el mundo es muy educado. No hay insultos ni descalificaciones. Digamos que parece que la gente vaya allí a vender allí sus cosas (la gran mayoría muy valiosas) por menos de la mitad y salgan tan contentos. En fin, que aunque reconozco que me gusta este programa, se podría llamar perfectamente “El precio de la ciencia ficción”. Supongo que, debido al gran éxito  obtenido”, han sacado dos versiones más: El precio de la historia Lousiana y El precio de la historia Reino Unido. Cabe decir que estas no han tenido, ni mucho menos, el mismo éxito que la original.

el-precio-de-la-historia

También se está filmando El Precio de la historia Sudáfrica (Pawn Stars SA o Pawn Stars South Africa), por los creadores de la serie original, aunque todavía no ha llegado a España. Esperemos que llegue pronto…

Otra serie similar es Empeños a lo bestia. Digo similar porque se desarrolla en una casa de empeños, pero no tiene nada que ver. En Empeños a lo bestia es simplemente eso, a lo bestia. No se suelen empeñar cosas chulas, sino que la serie se basa ver como la familia Gold (así es como se llama la familia que lleva el negocio de la casa de empeños) se hace de oro a costa de la gente que le lleva sus objetos (normalmente son objetos comunes). Hay una gran cantidad de insultos, guarradas,… Supongo que por eso gusta a la gente; en fin.

american-jewelry-and-loan

Empeños a lo bestia se ve bastante real. Sobretodo los primeros episodios. Las últimas temporadas ya se ve que los clientes van a hacer el tonto (cada vez se ve que hacen más el payaso) para salir en la tele). Tanto el padre (Les Gold), como los hijos (Seth y Ashly) la verdad es que son unas máquinas de hacer dinero.
Una de las cosas que sí que me creo que esta serie es bastante real es por el hecho que ni péritos ni expertos van a dar su opinión y que, sobretodo, puedes comprar por internet a través de eBay, miles de productos de su tienda (y algunos son los mismos que han aparecido en la serie).
A mi padre le gusta mucho Empeños a lo Bestia y por su cumpleaños, le compré unas cosillas de las que venden por eBay. La verdad es que le encantó, no por el objeto en sí, sino porque se lo he comprado a Les Gold.
En fin, si tienes curiosidad, puedes ver lo que venden en eBay pulsando aquí.

Hicieron otra serie de versión de Empeños a lo bestia que se llamaba Empeños a lo bestia Chicago. Vi unos cuantos episodios pero no he vuelto a volverlo a ver por la tele. No era tan gore como la original, pero tenía su gracia.
A parte de las casas de empeños, está la casa de subastas Galería 63. El nombre de la serie es Trato Hecho y lo cierto es que es la más real de todas. En mi opinión, casi diría que es totalmente real, ya que puedes entrar en su página web y ver los catálogos de lo que subastan. Hay muchas cosas comunes (la mayoría), pero siempre hay 2 ó 3 objetos raros (que son los que ponen en la tele) y sirven para atraer público a la sala. Esta serie es bastante divertida la verdad…

Cambiando un poco de temática, están las series de trasteros abandonados que, se supone que la gente los deja de pagar y los subastan a todo el que le interese. Estas series, aunque al principio entretenían, ahora ya aburren bastante.

La primera serie de trasteros fue Quién da más. Debido a la novedad, tuvo mucho éxito, pero temporada a temporada se fue desinflando. Lo cierto es que uno acaba pensando lo siguiente: ¿Quién va a dejar abandonado 5.000 dólares en oro? ¿Quién dejaría abandonado un trastero con 10.000 dólares en objetos dentro? ¿Por qué los objetos buenos y caros nunca se ven desde fuera y siempre están escondidos en el propio trastero? Bien, todas esas preguntas las respondió un personaje de la serie, que al no ser renovado, ser despedido o algo así, empezó a desvelar los secretos de la serie… Los trasteros eran reales, pero una vez comprados por los actores, se añadían los objetos valiosos que, después, encontrarían los actores llevándose una gran “sorpresa”.
La misma productora creo dos series más de lo mismo: Quién da más Texas y Quién da mas New York. Si no las has visto, son exactamente igual que la original, pero con actores distintos en ciudades distintas. Incluso en algunas ocasiones han repetido objetos raros entre series.
Supongo que debido al éxito que obtuvo Quién da más, aparecieron series similares como Cazasubastas (Auction Hunters), Pareja a la puja o Container Wars. Quizás, la mejor hecha de todas estas es Cazasubastas, aunque es raro ver a Ton Jones y Alen Hart (los protagonistas de Cazasubastas) ganar cada episodio entre 6.000 a 10.000 dólares. Las otras dos series son, a parte de inapropiadas (hay muchos insultos y peleas), demasiado irreales (recuerdo ver un episodio en que se habían dejado un avión abandonado y, casualmente, todo funcionaba a la perfección, tenía batería y el avión había pasado todas las inspecciones y revisiones, por lo que se encontraba en perfecto estado para volar). Supongo que ya no saben que poner para satisfacer al espectador con nuevos productos.

Hay una serie bastante curiosa, parecida a la de los trasteros, que trata de subastas de maletas que se pierdes. Creo que se llamaba Perdido, vendido. Aunque todo se ve muy irreal, se puede ver. No cansa tanto como las series de trasteros…
Otras series que han aparecido gracias a El precio de la historia es Restauradores y Locos por los coches. Básicamente, son restauradores, uno de cosas antiguas y otro de todo tipo de coches y motos. La serie Restauradores es bastante entretenida. La de Locos por los coches a mi, personalmente, no me gusta mucho, pero debe tener su público fiel, ya que ya tiene algunas temporadas.

Unas series un poco diferente a todas estas, pero en el fondo, similares, son la que yo denomino de “chatarreros”. Creo que sólo hay dos de este tipo.  Una se llama Cazatesoros. La otra no recuerdo el nombre, pero es de la misma productora y es exáctamente lo mismo, pero en versión Canada. En Cazatesoros hay dos protagonistas que se dedican a ir con su furgoneta por todo Estados Unidos buscando antigüedades. Lo que más les gusta comprar son motos antiguas, latas viejas, rótulos de neon y carteles. La verdad es que se ve todo muy irreal. Incluso si te metes en su página, no venden nada. Ni contestan los mensajes. La series, a la que ves varios episodios, se hace bastante aburrida, ya que siempre es igual. Además, los actores no es que sean muy carísmaticos y aburren.

Otras series nuevas, no relacionadas con objetos raros, pero sí con las subastas es Transportes imposibles, ya que en este programa unos “cuantos transportistas selectos de alto nivel” pujan para llevarse los mejores transportes. La serie se basa en que unos transportistas (ellos muy carismáticos y ellas todas muy buenas, como si fueran modelos) entran en una guerra de pujas para poder transportar objetos de lo más raros. Vamos, muchas cosas no sabías ni que existían antes de ver el programa.

transportes-imposibles

En fin, todo muy irreal, supongo que la mayoría de transportistas son actores y los transportes falsos, muy falsos. Además, los precios de los transportes, en algunos casos son carísimos y en otros son ridículos. Recuerdo, por ejemplo, el transporte de unos patos que pagaron por el transporte 5000 ó 1.000 dólares, cuando los patos valen 5 ó 10 dólares cada uno. Quitando eso, la series es bastante entretenida. Supongo que, debido a su éxito, han sacado una serie similar llamada Transportes salvajes, en la que llevan animales salvajes, exóticos,…

Por último, han aparecido series de subastas de casas, en las que los protagonistas compran casas en subasta para revenderlas (aunque en la mayoría de ocasiones tienen que arreglarlas). He visto varías series de esas, pero no con muchos episodios. Supongo que no las verá mucha gente. El nombre que me viene a la cabeza es Reformas extremas. De las demás, no recuerdo el nombre.

La verdad es que han aparecido un montón de series en que se supone que son una especie de reality, pero en realidad es todo, o la mayoría, falso.

Luego hay otras series del tipo Aquarios XXL, La fiebre del oro, una de unos que hacen casas den los árboles,… Son más reales, pero no atraen tanto a los espectadores. Supongo que la realidad es aburrida.

Ahora que me viene a la cabeza… Quizás la serie más falta de todas esta sea una denominada Los reyes del trueque. Aquí, los dos protagonistas se dedican únicamente al trueque y, a partir de un objeto cutre, consiguen, cambia a cambio, a tener un objeto como un coche, un barco, un avión… Imagínate… coge el monitor de tu ordenador (que valdrá unos 50 euros al ser usado) y ves contactando en Milanuncios o Wallapop con gente para cambiarselo por algo que que tenga un valor del doble o el triple. Y así succesivamente hasta conseguir algo que valga 5.000 ó 10.000 euros. ¿Lo crees posible? Yo tampoco…

Sean o no reales, lo cierto es que estos programas, unos más, unos menos, enganchan bastante. Son muy adictivos. Creo que pasa como hace unos años con Los Simpsons, que uno ponía cada día la tele a las 2 de la tarde y veía esta serie de dibujos animandos. Da igual que ya hubieras visto el episodio 40 veces (que era lo normal), pero si no lo veías, el día ya no era lo mismo. Pues con estas series que he nombrado, pasa exactamente lo mismo…