Guía definitiva sobre detectores de metales

En primer lugar te damos la bienvenida, tanto da si llevas años como detectorista o si, por el contrario, todavía estás valorando el adquirir tu primer detector de metales. Esta guía trata de acercar el mundo del detectorismo al las personas que están interesadas en iniciarse en esta afición así como también ayudar a los detectoristas ya iniciados en este hobby. Si has entrado en este artículo buscando ayuda para elegir el detector de metales adecuado para ti, al final de esta guía encontrarás los mejores detectores de metales clasificados en distintas categorías para que te sea muy fácil escoger el que mejor se adapte a tus necesidades y a tu bolsillo. Además, también hablamos en esta guía del uso de bateas y canelones para buscar oro en rios ya que se ha puesto muy de moda esta afición en los últimos años. Espero que nuestra “Guía definitva sobre detectores de metales” sea de tu agrado y, sobretodo, te ayude a mejorar en tus búsquedas.

Supongo que la mayoría de personas, en uno u otro momento de su vida ha sentido interés por los detectores de metales, seguramente por alguna película o documental de televisión. Y la verdad es que es difícil que no te atraiga este mundo, ya que es fácil no soñar alguna vez convertirse en un Indiana Jones y encontrar algún fantástico tesoro…

No obstante, es prácticamente imposible que con un detector de metales encuentres uno de esos tesoros de incalculable valor. Puedes llegar a encontrar desde miles de anillas de latas de aluminio a monedas antiguas, pasando por cadenas u otros objetos extraviados. Aunque ciertamente, en la vida, todo es probabilidad y, al igual que si jugamos a la lotería tenemos una posibilidad entre millones de ganar, si usamos nuestro detector, tenemos una posibilidad (aunque remota), de encontrar algo que realmente nos deje con la boca abierta.

No obstante, la mayoría de detectoristas se sienten reconfortados con cualquier cosa que consiguen encontrar… Nuestra afición es más una forma de conocer nuestra historia que una forma de enriquecernos con lo ajeno.

detector metales

El detector de metales es una de las piezas claves en nuestra afición. No obstante, muchos detectoristas olvidan que un detector de metales es una simple herramienta que ayuda al ser humano en la localización y que es más importante la habilidad de la persona que el detector de metales en si mismo. Cabe decir, no obstante, que es necesario disponer un detector con una mínima calidad (sobretodo en discriminación). Si disponemos de algún detector de gama baja, media o alta, pero de calidad, no nos resultará difícil localizar nuestros primeros “tesoros”. Si por el contrario hemos adquirido un detector de muy mala calidad, nos frustaremos a las primeras de cambio al no poder discriminar correctamente el hierro de los demás metales y sólo conseguiremos encontrar basura común (chatarra sin valor).

En resumen… Un detector de metales es simplemente el medio que nos ayudará a localizar nuestros objetos enterrados. Si disponemos de un detector mínimamente de calidad, conseguiremos, después de conocer nuestro detector y adquirir cierta experiencia en esta afición, conseguir buenos hallazgos.

Si no dispones todavía de ningún detector de metales, al final de esta guía encontrarás una extensa lista con los detectores de metales más conocidos del mercado. Las valoraciones que hago de ellos son enteramente subjetivas, por lo que utilízalas de modo meramente indicativo. Lo mejor es que una vez encuentres un detector que cubra tus necesidades, compruebes su funcionamiento en el campo antes de comprarlo sin probarlo.

Una de las cosas iguales o más importantes en el mundo de la detecto-afición es actuar con correción.

Lo primero que debes hacer antes de salir a hacer agujeros con tu detector es mirar la legislación de tu país. En muchos países está prohibido el uso de detectores de metales. En otros países no se pueden buscar objetos considerados “arqueológicos”. Y en otros, existe una amplia libertad de actuación. Si no encontramos la legislación al respecto de nuestro país, lo más fácil es acudir a alguna asociación cercana a nosotros de detectoristas. Seguro que hay alguna cerca de donde vives…

liberar movil

No obstante, la búsqueda de objetos con detectores de metales, en muchos países está “mal vista” y se asocia con el expolio de antigüedades. Por ello, es conveniente, además de cumplir a rajatabla la normativa, seguir ciertas conductas consideradas de educación o cortesía:

  • No dejes agujeros sin tapar ni basura que desenterraste tirada.
  • Pide permiso para buscar en propiedades privadas y, si te lo dan por escrito, mejor.
  • Si alguien te pide que abandones un sitio, no seas agresivo. Simplemente diga “Vaya, lo siento”. Y vete.
  • Evita confrontaciones con las autoridades a toda costa.
  • No busques en los lugares de tus amigos.
  • Cumple todas las leyes, tanto locales como estatales.
  • Reporta tus hallazgos de valor a las autoridades competentes e intenta no excavar más, para dejar la zona en buenas condiciones a los arqueólogos.
  • Informa a las fuerzas de seguridad cualquier hallazgo de armas, munición u otros objetos letales.
  • Usa el sentido común antes de tomar cualquier decisión.
  • Se responsable.

1.- Cosas esenciales del mundo de los detectores de metales

En este capítulo encontrarás toda la información básica que cualquier detectorista conoce y que cualquier persona que deseé adentrarse en este mundo debe saber. No te preocupes… Nadie ha nacido enseñado ni en la detecto-afición ni en ningún otro tema. Todo requiere su práctica y experiencia.

a) Equipo detectorista

Es importante conocer que equipo es conveniente disponer para que nuestra actividad sea lo más gratificante posible.

a) Detector de metales: Es la herramienta básica. Poco más se puede decir…

b) Herramienta para cavar / extraer: Dependiendo del terreno donde vayas a cavar, tendrás que usar una herramienta u otra. Para campos, una pala de pequeñas dimensiones es ideal. Para monte, un zapapico es una buena opción. Para playa, existen unas cubetas perforadas (al más puro estilo colador de cocina) que van muy bien.

c) Auriculares: Para pasar desapercibido, lo normal es el uso de auriculares. Recuerda que la mayoría de detectores de metales usan la clavija grande 6.3mm. Si tu detector no tiene regulador de volumen, recuerda que debes comprar unos auriculares con control de volumen si no quieres quedarte sordo.

d) Pinpointer: Los pinpointers son una herramienta accesoria, aunque es conveniente hacer con uno de ellos para ir más rápido localizando objetos enterrados. La gran ventaja del pinpointer es que te permite, una vez localizado un objeto con el detector, encontrar dicho objeto (mientras se desentierra) en segundos.

e) Botas: Procuro que sean cómodas y con goretex. No obstante, lo más importante es que procures que no tengan ninguna pieza de metal (generalmente, los pasadores de los cordones son de metal en muchas botas de montaña). Esas simples piececitas pueden darte infinidad de falsas señales (te lo digo por experiencia).

f) Ropa: La ropa debe ser resistente y confortable. Vaqueros o ropa de estilo militar es adecuada. Si vas a ir por el bosque, procura llevar ropa de abrigo. En el monte siempre hace más frio que en la ciudad. Si vas a estar mucho rato al sol, procura llevar un buen sombrero o gorra.

g) Mochila personal: Es conveniente llevar siempre una mochila con comida, ropa de abrigo, teléfono móvil, bebida, pequeño botiquín,…

g) Mochila para los objetos: Normalmente, todos los detectoristas llevamos una pequeña mochila o bolsa en la cintura para ir guardando todos los hallazgos, ya sean de valor o inservibles.

liberar movil

Escoger una lugar para empezar a usar nuestro detector de metales siempre es complicado… Cuanto más transitado sea o haya sido un sitio, más probable es que a alguien se le hubiese caido algo al suelo, enterrase algo,… No hay más secreto. Para que te sirva de referencia, sigue busca en estos sitios:

a) Patio: En primer lugar, deberías usar tu detector de metales en tu propio patio de casa. Sobretodo si en ese lugar, antes vivía otra familia, tu pueblo se levantó encima de las ruinas de un poblado antiguo o, en fin, si eres muy despitado, quizás encuentres algunas monedas que se te hayan podido caer jugando con el perro. En este lugar es difícilmente predecible que vas a encontrar… Puede ir desde monedas, reliquias, joyería, botellas,… Una vez haya escrutado tu patio, prueba en el de tus amigos, vecinos,…

b) Playas: Las playas son unos de los lugares con más éxito en cuanto a la localización de objetos se refiere. Es bastante fácil encontrar objetos de valor, no hay que cavar apenas, El hecho de que no se lleve mucha ropa y sea difícil guardar los objetos, hace que, en conjunción con la gran cantidad que frecuenta las playas en temporada alta, podamos encontrar muchas monedas, joyas, llaves y cosas similares.

c) Estaciones de esquí: Las estaciones de esquí también son unos de los mejores lugares (sobretodo al final de la temporada de esquí) para encontrar objetos de valor.

d) Parques: Ya sean parques actuales o antiguos, son una muy buena opción. También es conveniente comprobar las pistas o canchas de deporte abandonadas, zonas de camping, picnic o similares. Aquí podremos encontrar desde monedas de curso legal, joyas a toda la chatarra que podamos imaginar.

e) Parques infantiles: Es muy lucrativo hacer barridos en parques de niños, columpios, cajas de arena y similares. En ellos, podrás encontrar principalmente monedas de curso legal, monedas antiguas, joyas de niños, anillos de matrimonio,…

f) Bosques y monte: Es conveniente buscar zonas probables de paso (caminos actuales, caminos antiguos, rutas de senderismo, de bicicletas de montaña,…), zonas de desanso, ruinas, muros de piedra, pozos, casetas,… Es probable que encontremos monedas, utensilios de metal, herramientas, joyas antiguas o similares.

g) Campos: Los campos son una gran fuente de hallazgos, aunque su trabajo es bastante arduo. Debes tener presente que muchos campos de cultivo llevan sembrándose más de 2000 años. Y cada año ha ido gente a trabajar en ellos (en la antigüedad iba más gente; ahora van más máquinas. No obstante, los tractores sirven para remover tierra y fácilmente, sacar a la superficie objetos que años atrás no podiamos encontrarlos con nuestro detector al estar demasiado profundos.

h) Rios: Las riberas de los rios son una grandísima fuente de objetos. Todo el mundo, desde la antigüedad hasta hoy en día ha necesitado agua, ya sea para bañarse, consumo propio, higiene, ganado, cultivos,… Por ello, las zonas inmediatas a los rios son una buenísima opción para encontrar todo tipo de objetos de valor.

I) Zonas acuáticas: Las zonas de agua más próximas a la costa (en la playa) y los rios son una buena opción para encontrar todo tipo de objetos. No obstante, el detectorismo acuático es únicamente apto para expertos debido a su dificultad y coste económico. Si quieres empezar con este hobby, empieza con un detector terrestre y luego, una vez lo domines, pasa al acuático.

Uno, cuando decide comprarse un detector de metales, no piensa en cosas que luego, posiblemente le afecten. Una de ellas es la gente…

Cuando vayamos con nuestro detector, inevitablemente nos iremos encontrando a distintas personas. Debido a una mezcla de inseguridad, afición un poco “clandestina” y otros factores, la mayoría de detectoristas prefieren evitar todo contacto con gente mientras están desarrollando su actividad. En esencia, nos podremos encontrar con los siguientes grupos de personas:

– Fuerzas de seguridad: Debemos ser corteses con ellos en todo momento. Probablemente nos pregunten que estamos haciendo. Amablemente se lo debes explicar. Si estás en una propiedad que no es tuya, procura tener siempre la autorización por escrito del propietario. También es conveniente llevar la factura de compra de nuestro detector. Si eres un expoliador y estás saqueando nuestro patrimonio, te detendrán y serás juzgado por expolio.

– Otros detectoristas: Es posible que nos encontremos con otros detectoristas. Es poco probable, pero posible al fin y al cabo. Procura ser amable y no entrar en una “competición” para ver quien encuentra mejores objetos.

– Cazadores: Frecuentemente nos iremos encontrando cazadores. Te aconsejo que no salgas con tu detector por el monte los días de caza. Es probable que, tarde o temprano, tengas un susto (o en el peor de los casos, un accidente).

– Excursionistas, ciclistas,…: Aunque parezca mentira, hay gente que le gusta ir por el bosque de paseo, con su quad, su bicicleta,… Y tarde o temprano, nos encontraremos con esa gente. Nuestro hobby no está muy bien visto por la mayoría de personas. Por ello, si esas personas sienten curiosidad, lo ideal es que les expliques como funciona tu detector, les expliques que estás buscandoy les hagas una pequeña demostración. Ellos quedarán entusiasmados con la experiencia y tanto tú, como el resto de detectoristas, seremos un “poco” más respetados.

No hay mucho misterio en cuanto a la técnica a usar con detectores de metales. Al comprar cualquier detector, en su manual te enseñarán a usarlo. Es bastante sencillo. Lo único que deberás decidir es si vas a ser un detectorista que irá a lo seguro o un detectorista que cavará cualquier señal.

Te aconsejo que caves cualquier señar. He conocido muchos detectoristas que sólo cavan señales muy claras y bien, ellos consiguen objetos de valor, pero por cada uno que consiguen se han dejado 5 enterrados. Por el contrario, los que cavamos toda señal mínimamente con garantías (entre los que me incluyo), conseguimos bastante chatarra sin valor, pero nunca nos dejamos un posible objeto sin investigar. En mi caso, he encontrado muchas joyas, anillos, pulseras y monedas que otros detectoristas a mi lado no veían clara la señal.

Otro tema que deberás decidir es si mientras usas el detector vas a seguir cierto orden o vas a ir por donde te parezca. En mi caso, siempre compruebo la zona por Internet y marco los sitios que, vistos aéreamente, ofrecen mayores posibilidades, aunque no cabe duda que, comprobar detalladamente todo un sector es una buena opción si se dispone de tiempo.

liberar movil

No es muy importante conocer detalladamente porqué un detector de metales consigue encontrar objetos metálicos. La ciencia, por mucho que la entendamos, va a seguir siendo la misma. Es mucho más práctico conocer a la perfección nuestro detector y adquirir gran experiencia con el mismo. Por ello, una vez que consigamos conocer las profundidades a la que trabaja nuestro detector, la precisión de su discriminación y, sobretodo, entender toda la información que nos trasmite el detector con sus pitidos (o bien, con su pantalla LCD), conseguiremos.

Es mucho más importante conocer nuestro detector a la perfección que el tipo de detector del que se trate. Un detector de inducción de impulsos en manos de un lego en ese tipo de detectores de metales obtendrá mucho menos rendimiento que un detector de baja frecuencia.

Nosotros te recomendamos que antes de hacer una gran inversión en un detector de impulsos, cojas experiencia con un detector VLF/TR (los que podrás encontrar en la mayoría de tiendas).

Los detectoristas amateurs generalmente usan sus detectores de metales por el simple placer de hacerlo. Es como cualquier otra afición… Por ello, pocos de los objetos encontrados en sus búsquedas acaban vendiéndose. La búsqueda de información y catalogación del objeto es parte de su afición; igual de placentera que buscar, cavar y encontrar tesoros.

Para encontrar información de un determinado objeto, podemos hacer uso de Internet, catálogos de monedas, libros, bibliotecas, foros,… Da bastante igual como obtengamos la información, aunque lo más rápido y cómodo es Internet.

Cabe decir que antes de ponerte a excavar, debes tener claro si en tu país, los hallazgos deben ser notificados a las autoridades, entregados a las autoridades, son del detectorista o, simplemente, no puedes hacer uso del detector.

En España, como regla general, puedes hacer uso del detector libremente (siempre y cuando tengas permiso del propietario de los terrenos) casi en cualquier comunidad autónoma (en Andalucía está muy restringido y se deben pedir autorizaciones para poder usarlo). No obstante, el uso de un detector en una zona del Patrimonio histórico español está completamente prohibido y está tipificado como expolio según el código penal. Además, cualquier pieza que encontremos en un terreno privado con más de 100 años está considerado como hallazgo arqueológico y debe ser entregada a las autoridades. Otra cuestión es que si mientras cavamos observamos que hay o puede haber un hallazgo arqueológico, debemos parar inmediatamente de cavar y comunicarlo a las autoridades.

La legislación al respecto es muy extensa y complicada. Para conocerla al detalle y correctamente (ya que yo puedo haberme equivocado en algo), lo mejor es acudir directamente a las autoridades o a una asociación de detectoristas y nos informarán encantados.

Puede ser que cuando leas esto, la legislación haya cambiado, por lo que es necesario que te informes de la legislación actual en tu país o zona en dodne vayas a usar tu detector de metales.

España no es una zona muy rica en oro. Bueno, más bien todo lo contrario. No obstante, la búsqueda de oro no es completamente nula. Hay muchas personas que buscan oro en rios o, simplemente, se especializan en buscar objetos de oro usando detectores de metales orientados a la busqueda de oro en particular.

Una de las mejores zonas para buscar oro es en Asturias, en el pueblo de Navelgas y alrededores. Allí se encuentran algunos rios en los cuales, con paciencia y trabajo, se pueden encontrar pepitas de oro. Fé de ello es la familía Sanfiz que lleva varias generaciones extrayendo oro de los rios de los alrededores con éxito.

No cabe duda que conseguir encontrar oro es una de las mayores satisfacciones como detectoristas pero no es oro todo lo que reluce… La búsqueda de este metal generalmente es frustante y hace abandonar esta afición a quien se obsesiona con su búsqueda.

Salida a salida, iremos adquiriendo experiencia en la búsqueda de metales con detector. Muchos detectoristas, culpan al detector por no haber encontrado muchos objetos de valor en una salida y van cambiando de aparato a las pocas semanas. Es preferible evitar este caso… Puede ser que a una persona en concreto le pueda ir mejor o peor un detector que otro, pero está claro que cada detector es diferente y que, si no le damos una oportunidad, nunca conseguiremos nada con él. Y el hecho de darle una oportunidad se traduce en que debemos dominarlo y entenderlo. El detector simplemente te da una información y eres tú quien debes interpretar esa información. Mi último detector, un Tesoro Tejón, me costó bastante hacerme con el. Eso de no tener pantalla y únicamente un tono me ralentizó muchísimo su aprendizaje, pero poco a poco, como en todo, fui entendiéndolo. Y ahora mismo, no lo cambiaría por ningún otro. Ni por un Deus ni uno de inducción de impulsos.

No te desanimes si no encuentras cosas en tus primeras salidas con tu primer detector o con un nuevo detector. Es normal… Todo lleva su tiempo; tienes que darle una oportunidad.

Además de todo lo anteriormente dicho, la detección de metales no es sólo el detector de metales y los objetos a encontrar. También influye en gran medida el medio. Por ello, es especialmente necesario realizar un buen balance de tierra. La mayoría de detectores de metales  contemplan esa función. Unos lo hacen de manera automática y otros de manera manual. Yo prefiero la manera manual. Es parecido a los juegos de ordenador de coches: puedes elegir cambio de marchas automático o manual. Si escoges automático todo es más sencillo pero estás un poco limitado; en cambio, escogiendo manual, cuesta un poco más acostumbrarse, pero una vez dominado, es mucho más optimitazado todo…

De vez en cuando, detente a observar el terreno. Mira el suelo, pálpalo, haz un pequeño agujero y comprueba como es la tierra, mira las piedras y rocas de la zona… Así conseguirás entender un poco más el medio donde estás trabajando y, por consiguiente, podrás interpretar mejor las señales que te brinda tu detector.

Si consigues dominar tu detector, conocer el medio y distinguir la mayoría de tonos estárás a un paso de ser un profesional detectorista.

 

2.- Seleccionar detector de metales

En este capítulo conocerás que tipo de detector es el más apropiado para tus necesidades, estilo y experiencia. No tengas prisa en tomar la decisión de que detector comprar. Es una inversión considerable…

a) Antes de comprar

Antes de comprarnos un detector de metales, es conveniente pararse y pensar detenidamente algunes cuestiones tales como:

– ¿Cuanto dinero tengo para gastarme?

Antes de nada, lo principal es daber de forma cierta y segura el capital del que disponemos para la compra del detector. Puedes querer y necesitar un Garrett GTI 2500 por ejemplo, pero si sólo dispones de 400 euros, difícilmente podrás comprarlo.

– ¿Que nivel tengo con detectores de metales? ¿Soy novato, principiante, nivel intermedio o un profesiona?

Si conocemos nuestro nivel como detectorista y compramos un detector destinado a ese nivel, probablemente consigamos un buen nivel de satisfacción con su uso. Ni muy sencillo ni demasiado difícil.

– ¿Qué uso principal voy a dar al detector? ¿Uso en campo, playa, rio o mar?

Es aconsejable comprar un detector de metales que se adapte más al tipo de caza que vayamos a usar. Hay detectores de metales que funcionan muy bien en el campo, pero no en la playa. Otros son acuáticos,…

En mi caso, por ejemplo, como suelo buscar campo y montaña, elegí el Tesoro Tejón. Este detector es excelente para campo y montaña, aunque no es muy bueno para playa (pero como la playa más cercana la tengo a 150 quilómetros, rara vez uso mi detector en playa).

liberar movil

– ¿Qué objetos quiero buscar? ¿Relíquias, monedas u oro?

En esencia, la búsqueda con detectores de metales significa buscar monedas (antiguas o modernas) o reliquias (objetos antiguos o modernos). En mi caso, me gustan las dos opciones, aunque en mis zona de búsqueda hay más reliquias que monedas, por lo que preferí comprarme el Tesoro Tejón, que es un excelente buscador de reliquias y un buen buscador de monedas. Aunque yo recomiende siempre un buscador polivalente, existen detectores de metales más orientados a un tipo de búsqueda (y, generalmente son más baratos). Si crees que sólo te vas a dedicar a buscar monedas o reliquias, elige un detector para la búsqueda que más se adapte a tu estilo.

– ¿Dispongo de los accesorios básicos o también debo comprarlos?

Empezar a detectar no es sólo comprarse un detector y salir al campo. Se necesitan algunos complementos obligatorios (como una herramienta para cavar, auriculares en según que modelos de detectores de metales si no queremos despertar a toda la población cercana,…) y complementos accesorios (como pinpointer, botas de goretex,…). Ten presente que todo en la vida cuesta dinero y si no tienes ningún equipo, deberás destinar parte de tu presupuesto a adquirirlo.

– ¿Voy a disponer de mucho tiempo libre para usar el detector de metales?

Si no vas a disponer mucho tiempo libre para usar el detector, te recomiendo que comprés uno no muy complicado de usar y que sea digital. Cuantas mayores opciones de configuración, más opciones de búsqueda tendremos, pero mucho mayor será la curva de aprendizaje. Al igual sucede con los detectores de metales con pantallas digitales y los que no la tienen… Son mucho más complicados de usar los detectores de metales con los que te tienes que guiar por el pítido que los digitales (al menos, para aprender, aunque generalmente, dan mejor resultado los que no tienen pantalla).

Una vez hemos respondido estas preguntas básicas, comprobarás si eres un buen candidato para comprar un detector o no. Si debes gastarte el 100% de tu presupuesto en un detector o debes guardarte parte de tu presupuesto para complementos o si deberías comprarte un detector de dos mil euros o de doscientos.

b) Detectar posibilidades con tu geografía

Antes de decidirte a comprar un detector de metales, tendrías que salir a los lugares donde irás a buscar objetos con tu detector y ver de cerca el terreno. Debes comprobar si el terreno por donde te moverás es un suelo positivo (con sales conductoras que facilitan la detección con detectores de metales), suelo neutral (sin minerales que afecten al buen o mal funcionamiento de nuestro detector de metales) o suelo negativo (que tiene un alto índice de mineralización y afecta negativamente a la detección con detector de metales). La mejor manera para comprobar la mineralización de un terreno es realizando una prueba con un detector de metales. Como seguramente no tengas otro detector para hacer una prueba de mineralización, lo mejor es contactar con alguien de la zona para acompañarlo y ver los resultados. Podemos acudir a alguna asociación de detectoristas o en algún foro especializado.

c) Tipos de tecnologías

En esencia, como ya hemos comentado anteriormente, existen dos tipos de detectores de metales para nuestra afición: los detectores de metales de inducción de pulsos y los detectores de metales de onda continua / onda variable.

Lo ideal es que empieces a trabajar con un VLF y luego, si tus necesidades lo requieren, cambies a uno de impulsos. Generalmente, los de impulsos tienen mayor profanidad pero sus inconvenientes son que hay que cavar mucho más y el precio es mucho más elevado que un detector VLF o de onda continua. Generalmente, los detectores de metales de impulsos son usados más por profesionales, sobretodo de arqueología, aunque bien es cierto que se están poniendo de moda los detectores de metales de inducción de impulsos entre los detectoristas. El hecho, es que, los detectoristas se conforman, la mayoría con la profunidad de entre 10 a 50 centímetros de sus detectores VLF, por lo que pocos son los que se deciden a usar uno de impulsos. No obstante, si eres joven y no te da miedo cavar, un detector de pulsos es una gran inversión de futuro.

d) Conceptos importantes al operar con detectores de metales

Una de las cosas que siempre tienes que llevar a cabo correctamente con tu detector de metales es un buen balance de tierra. Al principio lo verás una tontería, pero ese simple acto cada cierto tiempo de búsqueda sirve para ajustar correctamente tu detector para buscar objetos en el terreno concreto donde estés en ese momento. Si realizas regularmente un balance de tierra cada vez que notes que el terreno cambie, te ahorrarás cavar muchos agujeros sin blanco o evitarás un gran número de falsas señales.

En cuanto a la sensibilidad, exceptuando unos pocos detectores de metales, por regla general llévala alta o muy alta.

Encontrarás en muchos sitios (sobretodo Internet) pruebas de profundad de casi todos los detectores de metales. Sólo haz caso a las pruebas con objetos enterrados (y sólo dales un valor orientativo, ya que pueden variar muchísimo según el tipo de suelo donde se realicen). En cuanto a las pruebas de aire, no les prestes atención (a no ser que tu objetivo con el detector de metales sea encontrar objetos no enterrados).

Si tu detector tiene “treshold”, recuerda que puedes ganar profundidad aunque perdiendo capacidad de discriminación.

Si tienes un detector avanzado que se le pueden poner configuración extra para buscar, no te compliques y usa las predeterminadas en el aparato de serie. Esas configuraciones son las adecuadas para empezar a usar el detector en condiciones normales y para búsquedas normales. Una vez domines esas configuraciones, podrás pasar a usar configuraciones más avanzadas.

Por avanzado que sea tu detector, no te salvará de cavar objetos sin valor como anillas de latas o hierros grandes. Puedes aprender a distinguirlos, pero una vez u otra, cavarás esas cosas. Es normal… Es parte de nuestra afición.

e) Opciones de detectores de metales

Los detectores de metales no tienen grandes accesorios opcionales. La verdad, es que en el 99% de los detectores de metales, lo único que se le puede cambiar para mejorar (o empeorar, según se mire), es el plato.

Aunque es cierto que un buen plato puede mejorar notablemente la eficacia de un detector, el factor humano sigue siendo, de momento, el punto clave para el éxito con el uso de un detector de metales. De todas formas, deberías saber que el tamaño influye notablemente en la profundidad y sensibilidad del detector. Cuanto más grande, más profundidad, más peso, más desequiilibrio y menor sensibilidad para encontrar objetos pequeños. En cambio, los platos pequeños tienen menor profundidad, menor peso, mayo estabilidad del detector, mayor sensibilidad para pequeños objetos y mejor discriminación.

liberar movil

La forma del plato no afecta mucho al funcionamiento del detector. Principalmente, afecta a la comodidad del uso con el detector. Los platos redondos son más cómodos para terrenos fáciles (playas, campos,,…) y los platos elípticos son más manejables en terrenos difíciles (matorrales, arboles, piedras,…).

Además, existen los platos concéntricos, mariposa, widescan,… Los concéntricos sirven para encontrar exactamente el punto exacto de un objeto. En mi opinión, son platos muy cansadosm ya que requieren un mayor número de pasadas para cubrir el mismo terreno que con un plato doble-D o uno widescan. Los doble-d y los widescan son los más usados en la actualidad. Generalmente, los widescan son los platos de serie de la mayoría de detectores de metales. Son una buena opción, aunque hay gente que prefiere los mariposa. En mi opinión, son bastante simildares, cada unos con sus ventajas y defectos, aunque si tuviera que escoger entre uno u otro, escogería los de serie. Son un poco menos estables, pero son mucho más fáciles de manejar que casi cualquier tipo de terreno.

Ojo para los que se impresionen con los platos muy grandes de diámetro. Ganan un poco de profundidad, pero se hacen incomodísimos por el peso que soporta el brazo y el peso desequilibrado del detector de metales. Antes de comprar un plato muy grande, te recomiendo que lo pruebes exhaustivamente.

f) Equipo relacionado

Aunque ya hablamos del equipo relacionado al detectorista anteriormente, cabe introducirnos un poco más en este aspecto con el que podremos aumentar nuestra eficacia de acierto con nuestro detector de metales.

En primer lugar, deberiamos siempre llevar unos buenos cascos (aunque también debemos tener especial cuidado de tratar correctamente a nuestros oidos). Con unos cascos de calidad escucharemos mejor los pitidos y podremos distinguir mejor nuestros objetivos. Además, si tienes el dinero suficiente, son muy útiles los auriculares gíreles, ya que no tendremos que estar pendiente del engorroso cable.

En segundo lugar, debemos llevar siempre ropa cómoda y resistente, procurando no pasar ni frio ni calor. Además, hay que tener especial cuidado con pantalones y botas con partes metálicas (sobretodo en los bajos), ya que podrían interferir con nuestro detector y darnos falsas señales.

El pinpointer es opcional aunque una vez hemos probado uno de calidad, no podremos vivir sin el. Con un buen pinpointer, a lo largo del día, en lugar de cavar 50 hoyos, cavarás 100 debido al ahorro de tiempo al encontrar rápidamente el objetivo mientras se cava. En mi caso particular he probado 6 ó 7 marca, aunque sólo he obtenido resultados positivos (y han sido excelentes) con un pinpointer: el Garrett Pro Pointer que cuesta entre 90 a 115 euros, según se compre en Estados Unidos o en España.

Otro punto a considerar es la herramienta para cavar. Para playas, no hay opción posible, lo mejor, sin duda alguna, es un scoope. Pero para campo y montaña unos usan una pala, un zapapico, un pico, una azada, una azadilla,… Yo me compré el Garrett Retriever, que es bastante pequeño, duradero, ligero, consistente y muy manejable. No te dejes llevar por gustos de otros detectoristas al respecto. Vas a ser tú quien va a tener que cavar cada hoyo con la herramienta, por lo que usa una con la que te sientas cómodo.

3.- Escoger lugar de caza

Una de las cosas más importantes en la búsqueda de tesoros es el lugar donde vamos a realizar la “cacería”. Puedes manejar a la perfección tu detector de metales, puedes conocer todas las mejores técnicas, pero como escojas un lugar donde no hay absolutamente nada, no vas a encontrar nada. Por ello, lee este capítulo detenidamente y usa todos los consejos en el futuro para decidir donde ir con tu detector.

La regla básica para escoger un lugar donde usar nuestro detector es sencilla: Cuanta mayor gente esté o haya estado en un lugar, más fácil es que se le haya caido (o enterrado voluntariamente algo). Por ello, los sitios más usuales donde verás detectoristas son playas, pistas de esquí, parques, parkings, zonas de recreo, campos de futbol,…

La primera vez que salgas con tu detector marcará profundamiente tu sentimiento sobre esta afición. Sucede algo similar con el esquí… Si tu primera salida resulta frustante (te caes mucho, pasas frio, no consigues subir a los remontadotes,…), difícilmente te van a quedar ganas para volver a esquiar. Lo mismo con tu primera salida con tu detector de metales: Si no entiendes como funciona el detector, si sólo haces que cavar y únicamente sacas que anillas de latas, si vas acompañado y tu acompañante sólo hace que reirse de ti,… difícilmente te quedarán ganas para volver otro día. Por ello, existen gran cantidad de detectores de metales a la venta de segunda mano con una o dos salidas únicamente.

Te recomiendo que, si va a ser tu primera vez con un detector de metales, acudas con alguien experimentado que te vaya guiando y vayas a un lugar como un parque, una playa o un parquing. Incluso sería una opción el jardín de tu casa (si tienes patio claro). Te hará ilusión encontrar alguna moneda, colgante, pulsera,… que perdiste hace tiempo.

El uso de mapas para detectar objetos valiosos es bastante útil si se sabe utilizar correctamente. Yo, particularmente, utilizo frecuentemente mapas militares y mapas históricos principalmente para encontrar antiguas casas derruidas o totalmente desaparecidas.

El uso de estos mapas es sencillo. No se requieren conocimientos inusuales para interpretar un mapa, ya sea moderno o antiguo. El mayor inconveniente es encontrar mapas antiguos o militares de tu zona a una escala considerable para tus objetivos. Puedes mirar por Internet, en sitios especializados o comprándolos en antiguas librerias. Hace poco estuve buscando un mapa militar de una zona en concreto muy cercana a donde vivo por Internet y no hubo manera de encontrar ninguno. No obstante, recordé que de pequeño, mi pandilla comprábamos esos mapas en una papelería del pueblo… En fin, acudí a esa librería que aún la frecuentaba el mismo dueño e, increíblemente, ese señor todavía vendía esos mapas. Nunca se sabe donde y cuando vamos a encontrar algo que nos ayuden en la detectoafición, por lo que siempre hay que estar ojos avizor.

Internet ha supuesto una revolución en cuanto a la búsqueda de tesoros se refiere. Actualmente, podemos usar Internet para encontrar referencias a tesoros concretos en foros o páginas especializadas, podemos usar Internet para consultar cualquier duda en foro de detectoaficionados y, mi preferida, podemos usar Internet para chequear los mapas satélites de Google Earth o similares para comprobar zonas donde vamos a buscar desde el aire. Desde esos mapas, es posible distinguir ruinas que difícilmente las veremos directamente en el terreno, podemos ver claros en el bosque sospechosos (donde posiblemente hubiera habido algún tipo de edificación,…) o podemos ver edificaciones abandonadas.

Sea como sea tu forma de usar Internet, no cabe duda que actualmente, es uno de nuestros mayores aliados para conseguir un aumento de probabilidades de encontrar objetos y tesoros enterrados o escondidos.

Cada vez se realiza menos la investigación histórica para decidir donde ir con el detector de metales. Para recabar información histórica, podemos acudir los ancianos del lugar en cuestión, bibliotecas públicas, colecciones privadas,…

Una vez encontremos cualquier tipo de información, es preferible contrastarla con cualquier otra información antes de pasar a una prueba de campo, ya que antaño, se solían exagerar las cosas, las cantidades, las distancias,…

Debes entender que con tu detector vas a encontrar tres tipos de objetos: los que la gente ha extraviado (que generalmente están enterrados a muy poca profundidad), los que la gente ha abandonado (que generalmente están a simple vista o enterrados a muy poca profundidad) y los que la gente ha escondido (que generalmente están más o menos bien escondidos en agujeros, paredes, tejados,… o enterrados a media profundidad).

Por todo ello, a medida que vayas encontrando objetos y pequeños tesoros, te darás cuenta que cualquier lugar, por extraño que parezca, puede haber resultado idoneo para alguien quien quisiera esconder algún objeto, dinero o monedas. Es conveniente que, haya donde estés, trates el lugar como si supieras la existencia de algún tesoro escondido. Nunca hay que dejarse un sector sin explorar,…

Muchos buscadores de tesoros dicen guiarse por espíritus, fantasmas o chorradas similares. La verdad es que hay gente para todo… Una cosa es que uno se guie por su intuición y otra que venga un espíritu y te diga que enterró un tesoro a 20 metros del arbol tal…

liberar movil

Lo mismo sucede con la radiestesia… El arte de encontrar ciertas cosas con el uso de péndulos, varillas y cosas así. A mi entender, todas esas cosas son engaños. Mientras la ciencia no haya encontrado ningúna relación, para mi es simplemente una estafa.

Una cosa muy distinta son las habladurías que se dicen que se producen ciertos fuegos o luces en las inmediaciones donde se han enterrado tesoros. En esas habladuirías hay cierta base científica ya que, los objetos enterrados producen una cierta gasificación que, puede, hacer que se vean ciertos fuegos (que no son fuegos reales) o luces (son más bien una reacción química de esos gases que provocan cierta fosforescencia de color, el cual, este último, variará según el tipo de objetos). En esencia, si ves las llamas de color azul verdoso, probablemente sea oro; si ves las llamas de color grisáceo, probablemente haya plata o huesos; si ves las llamas mezcladas de colores azules, verdes, grises y blanco, probablemente hayas encontrado oro y plata enterrado; si ves las llamas de color amarillo, probablemente haya algún tipo de mineral en el subsuelo; si la llama es rojiza, probablemente sea madera pudriéndose.

 

4) Personas que pueden ayudarte

Te guste o no, es inevitable que te vayas encontrando gente a lo largo de tus cacerías de tesoros. Lo ideal es que sepas como afrontar cualquier situación con desconocidos (o no tan desconocidos).

Muchos detectoristas (entre los que me incluyo), prefieren practicar su afición en solitario. Muchos creen que es para evitar repartir en varias partes un gran tesoro (en el caso que se produzca ese hallazgo), pero se equivocan. Hay gente que prefiere disfrutar de la tranquilidad de usar un detector de metales en solitario (sobretodo mientras se usa por el campo).

Aunque creas que si vas sólo no te vas a encontrar gente, te equivocas. Según el lugar donde vayas, variará el tipo de gente que encuentres (bañistas, excursionistas, ciclistas, domingueros,…). El hecho de ir en solitario con tu detector de metales implica que debemos ser un poco más sociables con las terceras personas si queremos evitar cualquier tipo de problemas. Te recomiendo que, aunque sea cansado, trates cordialmente a todas las personas que se te acerquen. Compréndeles… no todos los días se ve un detectorista en plena acción. Es normal que sean curiosos.

Aunque tengas tus propios terrenos (y si no los tienes también), es normal que quieras explorar nuevas zonas. En la mayoría de países es necesario pedir permiso al propietario de un terreno, casa o lugar donde vayamos a usar el detector de metales. Como regla general, te recomiendo que siempre pidas permiso al propietario del terreno donde quieras usar tu detector. Y además, si no es mucha molestia para el propietario, que te firme un papel conforme te otorga autorización para cavar con tu detector de metales en sus terrenos. Así, si nos pregunta la policía si contamos con permiso, podremos mostrárselo rápidamente sin tener que molestar al propietario para que lo corrobore.

Practicar la detección de metales es una afición muy bonita, sobretodo si se comparte con amigos. Si conoces algún amigo, compañero o familiar que sea detectorista o sienta curiosidad por la detectoafición, te sugiero te lo lleves a un par de salidas y lo instruyas. No hay nada más bonito que compartir esta afición; compartir esa sensación de cada agujero de poder encontrar algo valioso,…

No obstante, te recomiendo que vayas siempre con alguien de confianza. Nunca se sabe como alguien que no conocemos va a reacción si encontramos varias monedas de oro o algún tesoro considerable.

Si nuestros amigos, conocidos o familiares no quieren compartir nuestra afición, un buen lugar donde encontrar gente que aprecia esta afición son las asociaciones de detectoristas o los foros de Internet destinados a esta materia.

Las asociaciones de detectoristas no es que tengan un peso muy importante en la mayoría de países. En Inglaterra y Estados Unidos son muy populares y albergan una gran cantidad de socios o miembros. En cambio, las asociaciones de detectoristas en España o Latinoamérica no tienen muchos recursos. Principalmente, te recomiendo que te acudas a una asociación para conocer la legislación vigente de tu país (aunque es fácil encontrarla por Internet) y para conocer gente con tus mismas inquietudes por los detectores de metales.

Las asociaciones de habla hispana (como regla general), al no tener mucho presupuesto, no pueden organizar grandes eventos o concentraciones de detectoristas. No obstante, cada año, en la mayoría de países, se celebran concentraciones o torneos. Te recomiendo que, si te queda cerca de tu domicilio, acudas. Ya no sólo por conocer detectoristas, sino para mostrar a la sociedad que los detectoristas somos un colectivo a tener en cuenta. Quizás seamos reducidos en cuanto a número, pero no en cuanto a potencial se refiere.


5) Mejorar técnica y resultados

En las siguientes lineas te enseñaremos a mejorar tus resultados como detectorista utilizando técnicas y trucos avanzandos. Por favor, síguelos al pie de la letra en la mayoría de circunstancias. Obtendrás mejores resultados en menos tiempo.

Para optimizar resultados, lo mejor que podemos hacer desde un principio es elegir correctamente el lugar donde usar nuestro detector. Primero debes decidir que es lo que quieres encontrar: monedas de curso legal, monedas antiguas, reliquias, pulseras, anillos,…

Una vez sabemos que es lo que queremos, haremos lo siguiente: Si queremos monedas de curso legal, lo mejor será ir a playas o párquings. Si queremos pulseras, anillos o similares, lo mejor será ir a parques, playas o parquings. Si queremos monedas antiguas, lo mejor será ir a casas o edificaciones en ruinas (y si la legislación de tu país lo permite, ir a zonas arqueológicas ricas). Si queremos reliquias, lo mejor será ir a antiguos campos de batalla o edificaciones en ruinas. Si lo que queremos es un poco de todo, lo mejor será ir a poblados fantasmas o las inmediaciones de rios o lagos.

Con este simple patrón de búsqueda, conseguiremos aumentar nuestras posibilidades de encontrar lo que buscamos. En caso de no tener playas, rios,… cercanos, habrá que adaptarse a nuestras posibilidades geográficas.

Tan importante como elegir el lugar donde usar nuestro detector de metales es realizar una evaluación del lugar. El objetivo básico de realizar dicha evaluación es sencillo: determinar que puntos son los más probables donde poder encontrar objetivos.

Para realizar la evaluación, deberemos elegir un punto con la mayor visibilidad posible (preferiblemente un punto elevado). Una vez encontremos dicho punto, deberemos ver que puntos son los más indicados para encontrar objetos. Por ejemplo, deberemos ver los puntos por donde hayan pasado más personas (casas, alrededores de edificaciones, pozos, graneros, establos, zonas ajardinadas, grandes árboles con sombra,…). Si estamos buscando tesoros escondidos en lugar de objetos extraviados, deberemos buscar posibles señales o puntos de referencia. Por ejemplo, imagínate que entierras los ahorros de toda tu vida. ¿Verdad que dejarías alguna señal del punto exacto donde enterraste tu dinero o bien tomarías como punto de refenrencia algún objeto del entorno para saber donde está enterrado? Pués bien, eso es lo que tienes que buscar… Grandes árboles, grandes rocas, señales marcadas en árboles, flechas dibujadas en piedras,…

Gracias a esta sencilla técnica probablemente aumentes entre un 10% a un 50% tu índice de localización de objetos.

Por ello, te recomiendo siempre a entender tu entorno antes de ponerte a cavar a lo loco. Si eres capaz de entenderlo, tienes mucho terreno ganado.

Muchos compañeros me preguntan porqué uso un Tesoro Tejón en lugar de uno de esos detectores de metales tan “mega cool fashion” que fabrican ahora (estilo XP Deus, E-Trac o V3i). La verdad es que he tenido el XP Deus y el V3i (también el Explorer, aunque ese es un poco antiguo hoy en día comparado con los anteriores) y prefiero SIEMPRE un detector de metales sin pantalla digital, que sea rápido de configurar y, sobretodo, que no haya que estudiarse un manual para poder cambiar la sensibilidad.

Ojo, no digo que sean malos, pero para mi no son prácticos. Si por desgracia (o fortuna) tienes un detector difícil de configurar, generalmente con los programas programados de fábricas es suficiente para casi cualquier tipo de búsqueda o terreno. Selecciona el adecuado y pierde tu tiempo buscando antes que ajustando programas para tu detector que no van a mejorar tus resultados…

liberar movil

Un asunto a tratar de suma importancia es la selección de herramientas que usaremos en nuestras búsquedas. Piensa que los utensilios de extracción son una parte fundamental en la búsqueda de objetos. Ellos formarán una extensión de nuestro cuerpo, por lo que debemos elegir cuidadosamente que herramientas usar. Podría recomdarte algunas, pero lo más lógico es que seas tú quienes pruebes cual te va mejor. Yo te voy a indicar cuales son mis preferencias y porqué.

a) Nunca comprar herramientas específicas para la detección. Ni palas, picos, piquetas, scoopes,… Las herramientas normales que vamos a encontrar en cualquier ferreteria o en la sección de jardinería de cualquier centro comercial nos servirán perfectamente. Los scoopes se pueden fabricar con materiales comunes nosotros mismos. Y nos ahorraremos el 90% del coste. Los scoopes son asombrosos (por el precio digo)… He visto venderse scoopes a más de 100 euros.

b) Para la playa lo mejor es un scoope casero. De todas formas, si no eres un manitas, puede mirar los scoopes que venden, ya que últimamente suelen salir bastantes ofertas (pulsa aquí para ver las ofertas de scoope’s)

c) Para campo de cultivo lo mejor es una pala de mano (las que se usan para transplantar plantas).

d) Para monte lo mejor es una azadilla.

e) Las herramientas deben ser robustas, pero hemos de mirar el peso. Es preferible que sean ligeras ya que ya vamos suficientemente cargados como para llevar herramientas de extracción muy pesadas.

f) Para el agua, lo mejor son los scoopes.

Cavar es un arte. O se domina o acabarás dejando la detectoafición…

La mejor opción (a parte de usar buenas herramientas de extracción) es el uso de un pinponter. Cavar, lo que se dice cavar, no he conocido a nadie que me haya dicho que le gusta. Por ello, con un pinpointer cavarás la mitad y encontrar el objetivo desde un 50% a un 90% más deprisa que sin ese artílugio.

Cavar no tiene mucho misterio. Según la profundidad del objetivo deberemos hacer un agujero de más diámetro o menos. Cada pocos segundos, deberemos pasar nuestro pinpointer (te recomiendo el Garrett Pro Pointer) hasta que lo encontremos. Procuras barrer bien con el pinpointer las paredes del objetivo y la arena extraida. Una vez hemos encontrado el objetivo (o no), recuerda tapar siempre el agujero con la misma tierra que hemos extraido. Procura poner encima del todo la hierba (si la había) para que se recupere.

Solamente debemos renunciar a encontrar un objetivo cuando nos hemos percatado que la señal era una falsa señal.

El buen detectorista no deja de cavar. Da igual la profundidad a la que se encuentre el objetivo. Además, cuanto más hondo mejor. Más podremos halagar nuestro detector si el objetivo estaba muy profundo. Una vez hemos empezado un agujero, no debemos dejarlo a medio. Imagínate que ahí esta escondido un gran tesoro y que por vagancia de cavar, dejamos de sacar tierra.

Si verdaderamente deseas convertirte en un detectorista profesional, cualquier pitada buena debe ser inspeccionada hasta encontrar el objetivo. Siempre.

Muchos detectoristas piensan que lo único importante es tener el mejor detector. Y bien, es importante tener un detector en condiciones, pero existen muchos factores que influyen en el resultado final de un día de búsqueda. Hay cuestiones que no son pensadas hasta que surje algún problema. De eso trata este apartado… Muchos detectoristas llevan una pequeña bolsa de mano para guardar sus objetivos encontrados, pero no llevan un mochila en condiciones. A muchos detectoristas les ha pasado que al no llevar una bolsa resistente, que aguante peso y de unas mínimas dimensiones, al encontrar un tesoro un poco voluminoso, no son capaces de cargarlo por falta de recursos. Por ello, es conveniente siempre llevar una buena bolsa. Nunca se sabe si vamos a tener un día de suerte o no…

6) Ciencias que te ayudarán con tu hobby

Las materias listadas a continuación no son de obligatorio conocimiento, aunque sí es cierto que ciertos conocimientos en esas ramas pueden ayudar en mayor o menor medida a la búsqueda de objetos con detectores de metales.

Tener ciertos conocimientos de arqueología te permitirá clasificar rápidamente tus hallazgos, saber que tipo de objetos poder encontrar en alguna zona determinada y, en fin, conocer sociedades y sus cambios a partir de los restos encontrados. Ten presente que en muchos países no se permite la búsqueda de restos arqueológicos, por lo que antes de ralizar cualquier tipo de búsqueda, infórmate acerca tu legislación aplicable.

Conocer la composición y estructura interna de la tierra permitirá al detectorista, sobretodo, saber la mineralización de un terreno y así, poder configurar mejor el detector de metales. Además, también servirá para para la localización de mineral y su reconocimiento. La geología permitirá al detectorista conocer mejor el medio en donde se desenvolverá.

Otro punto a favor de la geología es que mientras andamos con nuestro detector o cavamos agujeros, podremos ir examinando las rocas, capas,… lo cual, hace muy entretenida la búsqueda con detectores de metales si se domina un poco.

La biología, aunque a priori pueda parecer que no tiene nada que ver con la detectoafición, puede sernos útil cuando encontramos huesos de personas, cadáveres de animales,… Nos srvirá para saber que huesos son, en que posición murió,… Puede parecer ridículo, pero si encontramos algún tipo de hueso y sabemos reconocer si es humano o animal, es factible pensar que si era humano llevase algo de metal encima. Un reloj, colgante, pendientes,… Por ello, al saber diferenciarlos podremos poner más hincapié en detectar los alrededores.

Tener nociones de meteorologia es interesante, pero tampoco es el sumun para la detectoafición. Con estar pendiente de los partes meteorológicos es suficiente.

Si sabemos que tiempo nos espera podremos ahorrarnos en primer lugar mojarnos (cosa bastante molesta, sobretodo en el campo). En segundo lugar, protegeremos nuestros equipos de detección de la lluvia o, en el caso que nos guste la lluvia, podremos poner fundas a las cajas eléctricas de nuestros detectores de metales para protegerlos. En tercer lugar, muchos detectores de metales no funcionan bien con suelo mojado, por lo que si es nuestro caso, nos evitaremos una salida infructuosa. En cuarto lugar, en determinados lugares (sobretodo playas, costas y sitios con mucha inclinación), el hecho que llueva hace que se remueva la tierra y aparezcan nuevos objetivos enterrados al alcance de nuestro detector. No te extrañe que justo al finalizar una gran tormenta, hayan siempre varios detectoristas en las playas.

Tener ciertos conocimientos de electrónica nos ayudará muchísimo en la detección de metales. Te animo a que empieces algún curso online o en una academia para aprender…

En primer lugar, saber de electrónica nos ayudará cuando se nos rompa nuestro detector. Generalmente, las averías más comúnes en detectores de metales son algún punto de soldadura que haya saltado, alguna conexión se ha soltado,… Si tenemos idea de electrónica, probablemente seamos capaces de reparar nuestro detector (aunque siempre es posible que empeores aún más el detector, por lo que siempre que intentes reparar algo, ten presente que es bajo tu responsabilidad). En segundo lugar, saber de electrónica (conocimientos bastante avanzados), nos permitirá modificar las funciones de nuestro detector. Conozco casos que han mejorado la profundidad del detector, que han añadido funciones y eliminado otras que no usaban,… En fin, los límites los fija los conocimientos que tengas de electrónica. No obstante, al intentar modificar un detector de metales, pierdes la garantía y corres el riesgo de romper el detector, por lo piensa bien que vas a hacer antes de hacerlo.

Una de las cosas en las que el detectorista generalemente no le da importancia es su condición física. Cualquier persona puede usar un detector de metales. No requiere mucha musculatura ni resistencia, pero poca gente puede estar 10 ó 12 horas seguidas con un detector de metales. Recomiendo a todos los detectoristas o futuros detectoristas que realicen algo de ejercicio. Yo suelo ir en bicicleta de montaña cuando voy a detectas siempre y cuando el lugar donde vaya no esté a más de 20 quilómetros. Gracias a este simple ejercicio, soy capaz de aguantar perfectamente una jornada de más de 12 horas con el detector a cuestas sin uso de harnés para usar el detector.

 

7) El cuidado de tus tesoros

Aunque la conservación y restauración de nuestros hallazgos debería realizarlas un profesional, siempre es adecuado conocer ciertas nociones básicas sobre como tratar nuestras monedas y reliquias halladas con nuestro detector de metales.

a) Monedas

Cómo regla general, debes saber la oxidación en monedas de metal se denomina corrosión y que, no toda corrosión es negativa, ya que en las monedas, dicha corrosión provoca una fina película protectora de colores diversos que conservan la moneda. A esta película se le llama también pátina. La corrosión es negativa cuando el metal se ve agresivamente atacado. Además, existen algunos metales o aleaciones que son especialmente vulnerables a la corrosión que hacen que la corrosión convierta en polvo la moneda con el transcurso de los años.

Generalmente, las monedas que encontraremos con nuestro detector de metales tendrán bastantes años y, por consiguiente estarán bastante deterioradas por el efecto de la corrosión o por venir acompañadas de tierra, arcilla o minerales incorporados a la moneda. La mejor manera para separar estos elementos extraños es la electrólisis. No obstante, hay que tener especial cuidado con monedas de plata o que contengan algo de plata, ya que la electrólisis es enemiga de la plata. También se pueden usar punzones o puntas, aunque hay que ir con especial cuidado de no rayar o dañar la moneda. Otra forma bastante menos popular es el uso de productos químicos como el TSP o mezclas similares.

b) Relíquias

Como regla general, para limpiar cobre y plata levemente, usaremos agua destilada con jabón. Para oro usaremos alcohol. Para plata de ley un poco de amoniaco. Para bronce podremos usar electrólisis, agua destilada y jabón, aceite de oliva,… Para plata enterrada, lo ideal es agua destilada con jabón y frotando bien.

De todas formas, cada pieza o moneda es un mundo. Te aconsejo que acudas a un profesional o adquieras experiencia probando tu mismo en piezas de poco valor para comprobar los resultados. Así podrás ir midiendo las cantidades de producto a utilizar.

9) Prospección de oro

La búsqueda de oro siempre ha generado gran entusiasmo, tanto a la comunidad detectorista como al resto de personas. En estas lineas aprenderás todo lo necesario para convertirte en un experto buscador de oro con detectores de metales.

a) Prospección de oro

Si te interesa el oro, lo primero que debes saber en esencia es que existen dos tipos de búsquedas de oro: buscar anillos, monedas, colgantes o cualquier otro objeto similar de oro, o buscar polvo o pepitas de oro en estado natural. Si te interesa el primer tipo de búsqueda, con casi cualquier detector de metales común podrás hacerlo. Unos irán mejor que otros. Puedes mirar en el apartado b) de este capítulo algunos buenos detectores de metales que te recomiendo. Para el segundo tipo de búsqueda, debes de saber que es imperativo seleccionar bien un detector especial para oro. A diferencia que con el primer tipo de búsqueda, aquí es importantísimo el detector con el que trabajemos. En el apartado b) de este capítulo también te enseñaremos que detectores de metales para la búsqueda de polvo y pepitas de oro recomendamos.

Con detectores de metales especializados en oro, podremos encontrar una minúscula pepita a unos 5 ó 10 centímetros. Una pepita del tamaño de una moneda puede ser fácilmente localizada a una profundad de 25 ó 30 centímetros. Pepitas más grandes pueden ser encontradas a mucha más profundidad, pero sólo con un detector de inducción de pulsos.

En cuanto a los tipos de platos que elegir, suele ir a gustos. Existen los concéntricos y los widescan. Los widescan suelen ir mejor en suelos mineralizados y los concéntricos son mejores para discriminar. En cuanto al tamaño, los platos grandes suelen alcanzar mayor profundidad con objetivos grandes y sirven para avanzar rápidamente cubriendo terreno, en cambio, cuanto mayor es un plato, menor sensibilidad en pepitas pequeñas. Los platos pequeños, además, aunque pierden un poco de profunidad, sueler ser muy aptos para los objetos pequeños y para separar objetivos en zonas muy contaminadas de objetivos.

En general, existen dos tipos de detectores de oro. Los VLF de alta frecuencia y los detectores de metales de inducción de pulsos de baja frecuencia. Los VLF son muy sensibles al oro, pero también lo son a otros minerales del subsuelo. Aunque esas falsas señales pueden ser ajustadas para ignorarlas, siempre habrán señales falsas o señales fantasmas, por lo que podemos llevarnos muchos chascos. Los detectores de metales de inducción de pulsos evitan la mayoría de esas falsas señales pero también ignoran las pepitas pequeñas. Con el detector de pulsos encontraremos (si hay en esa zona) grandes pepitas (pero a una gran profunidad).

Muchos novatos se confunden con el hecho que el balance de tierra sea automático o manual en un detector. La mayoría de gente piensa que es mejor que sea manual. Yo no… En mi opinión, un balance manual hace que nuestro detector “pueda” ir mejor si lo ajustamos correctamente en cada tipo de suelo. El problema es que no siempre lo ajustaremos correctamente y no siempre lo ajustaremos cuantas veces sea necesario. Por todo ello, siempre he preferido un balance de tierra automático.

liberar movil

No obstante, lo más importante para encontrar oro no es el detector de metales o la experiencia del detectorista. Debes ir a una zona donde haya oro. Te puedes comprar un detector de 8000 euros o puedes llevar 40 años manejando detectores de metales, que si vas a zonas donde no hay oro, es imposible encontrarlo. Para saber que zonas son ricas en oro, debes consultar Internet. Existen mapas donde se marcan las zonas auríferas. No obstante, también es conveniente buscar un poco en la historia de nuestra zona para comprobar la existencia de minas de oro abandonadas, hallazgos de pepitas de oro,…

b) Equipo para localizar oro

Si quieres buscar monedas y reliquias de oro, lo más indicado son detectores de metales similares a los siguientes (cabe decir que cualquier detector de media o alta gama dará más o menos un buen resultado):

Si queremos dedicarnos a la búsqueda de pepitas de oro, puedes buscar al final de esta guía los detectores de metales especializados en búsqueda de pepitas de oro.

9) Conviértete en un apasionado detectorista

Una gran forma de aprender y mantenerse al día en cuanto a la detectoafición se refiere es comunicarse y participar con la comunidad de este sector. Es, sin lugar a dudas, una de las mejores prácticas para convertirse en un experto en la materia. Sin lugar a dudas, te ayude a mejorar o no, contribuirás a la difusión de esta grandiosa afición que queremos todos.

La mejor opción para aprender es adentrarse de lleno en el mundo de la detectoafición. Por ello, recomiendo encarecidamente que te relaciones con otros detectoristas, acudas a concursos y “quedadas” de detectoristas y en general, apoyes actividades relacionadas con esta afición.

Si te da pereza como a mi hacer muchos quilómetros para acudir a alguna concentración o algo similar, siempre puedes participar en foros y comentar tus experiencias, ya sea con detectores de metales, accesorios, búsquedas, problemas o cualquier cosa relacionada con los detectores de metales.

Cualquier opción es buena para aprender y adquirir experiencia con la afición. Da igual si la experiencia la aprendemos con nuestros propios actos o los de terceros. Una fuente muy útil de información es www.youtube.com.

Muchos detectoristas la utilizan para comprobar el buen o mal funcionamiento de detectores de metales que están interesados en comprar. Prácticamente, en Youtube encontraremos videos y video-análisis de cualquier detector a la venta en el mercado. La compra de un detector supone una gran inversión y, por supuesto, cualquier información, por mínima que sea, puede ayudarnos a decidirnos. Gracias a esos videos, mucha gente se decide a comprar un detector u otro. Por ello, desde estas páginas, te animamos a que cuelgues algún video de tu detector y cuentes tu opinión al respecto.

10) Recursos

Aunque parezca mentira, no todo es Internet hoy en día (aunque sí la gran mayoría). En este capítulo te indicaremos recursos donde poder encontrar información o cosas útiles que te ayudarán en tu vida como detectorista. Espero que las disfrutes…

Encontrar un gran tesoro puede convertirte en famoso, pero no en un gran detectorista. Por ello, te presento a uno de los pocos detectoristas que yo considero como un gran detectorista:

– www.thamesandfield.com

Quitando todos sus hallazgos (que son muchísimos), este señor sabe manejar a la perfección el detector, cava toda señal y no tiene miedo de tirarse 15 horas seguidas o acabar perdido de barro y agua en un lodazal.

No existen muchas revistas sobre detectores de metales. Una de las pocas en español es www.deteccionymonedas.com.

Existen infinidad de asociaciones y clubs de detectoaficionados. Lo ideal es pertenecer a una asociación o club cercano, para involucrarse más de lleno en sus actividades. Seguidamente, te indicamos algunas de las asociaciones de detectoristas más representativas:

www.majerti.org

www.iliberri.es

– Asociación Extremeña de detectoaficionados

– Asociación Valenciana de detectoaficionados

– Federación nacional de asociaciones de detectoaficionados

– Asociación Catalana de detectoaficionados

– Asociación Española de detectoaficionados

Uno de los recursos esenciales para obtener información son los amigos, vecinos y personas cercanas a nosotros o al sitio donde queremos buscar con nuestro detector de metales.

Es habitual que estas personas sean una gran fuente de ayuda e información sobre la zona. Aunque la información puede no ser totalmente verdadera (es común que las personas se dejen llevar por la exageración), pocos libros o mapas pueden mostrar más datos e información que una persona que haya vivido toda su vida en el lugar.

Antes de prospectar una zona determinada, te aconsejo que preguntes a las gentes del lugar; y si tienes pensado ir con tu detector de metales a una zona cercana a ti, pregunta a tus amigos o vecinos. Nunca se sabe que es lo que puede llegar a saber una persona si no se le pregunta…

 

Apéndice 1: Análisis de detectores de metales

En este apéndice te indicaremos, siempre bajo nuestro punto de vista, cuales son los puntos fuertes y débiles de la mayoría de detectores de metales del mercado. Toma esta información únicamente como orientación, ya que es totalmente subjetiva y una de las cosas que más influye en el resultado final del detector de metales es la persona que lo controla…

Los mejores detectores de metales baratos para novatos

Los mejores detectores de metales caros para novatos

Los mejores detectores de metales para usuarios experimentados

Los mejores detectores de metales para pepitas de oro

Los mejores detectores de metales resistentes al agua

Los mejores pinpointers para acompañar a tu detector de metales

Las mejores bateas para buscar oro

Las mejores cajas de lavado de oro (sluice box)

Apéndice 2: Dónde comprar detectores de metales y material relacionado.

Un punto muy importante para la satisfacción del detectorista es dónde comprar el material para su afición (o profesión). En España no hay mucha variedad y sinceramente, los precios de los vendedores españoles me parecen demasiado altos. Por todo ello, yo siempre recomiendo la compra de detectores de metales como de accesorios para el detectorismo fuera de España.

Sobre si comprar detectores de metales nuevos o de segundamano, si puedes permitirtelo, evidentemente, siempre es mejor comprar artículos nuevos, pero no te preocupes mucho por adquirir un detector de metales usado. Es muy común la venta de detectores de metales usados en perfecto estado. De hecho, es frecuente que un detectorista vaya comprando y vendiendo detectores de metales para ir probando distintas marcas y modelos de detectores de metales.

En mi vida como detectorista nunca se me ha roto un detector de metales. Y aunque suelo cuidar bastante mis detectores de metales, en algunas concentraciones de detectoristas, me he dado cuenta que los demás suelen tratar mejor que yo sus detectores de metales, por lo que yo no me preocuparía mucho de comprar un detector usado.

Todos mis detectores de metales nuevos y usados los compró en este lugar (pulsa aquí para visitar el sitio) y siempre me ha ido todo perfecto.